lunes, 2 de febrero de 2015

Esencia y existencia

¡Hola compañeros!

Hoy hablamos sobre un tema complejo y bonito. Es algo tan simple y tan obvio que parece mentira que un gran porcentaje de los filósofos a lo largo de la historia de la filosofía hayan ignorado este asunto o lo hayan desechado como un invento medieval absurdo y que carece de interés. Como nosotros no somos así vamos a darle todo el crédito que merece.

Básicamente, lo único que tenemos que recordar es la diferencia entre esencia y existencia, que no es moco de pavo. De hecho, es una distinción completamente olvidada en la modernidad, y en este olvido se fundamentan los mayores errores intelectuales que hemos venido sufriendo desde hace ya bastantes siglos. Pero fue ya en el siglo XIII un dominico llamado Tomás de Aquino quien define y distingue claramente ambos términos. ¿Qué entendemos por esencia y existencia?

La esencia es lo que una cosa es.La esencia hace de los entes algo definible y comprensible por el ser humano y si cambia de alguna manera ya lo transmuta en otro ente diferente. Un ejemplo de esto sería un 'libro'. Un 'libro' es un 'libro' porque posee la esencia de 'libro' y no de 'gato', en cuyo caso sería un 'gato'. Sé que lo que digo es muy elemental pero es importante tenerlo claro. Si ese libro es rojo o azul no nos importa en cuanto a su concepto o su esencia, que seguirá siendo 'libro'. Ahora bien si le quitamos todas las páginas difícilmente podrá seguir llamándose 'libro', pues ha perdido algo esencial en su ser. Así pues, una esencia constituye un concepto, una idea común a todos los entes que comparten esa misma esencia. Un libro no se diferencia esencialmente de otro, pues ambos comparten la misma definición. La esencia generaliza, produce abstracción y unifica.

Sin embargo no debe confundirse la esencia con la existencia. La existencia consiste en el hecho de que un ente (da igual la esencia que posea) sea. No parece cosa pequeña. En efecto, hay muchas esencias que no existen; por ejemplo, la esencia de unicornio es perfectamente definible ('caballo con un cuerno en la cara') pero carece de existencia porque no existen, de hecho, los unicornios. Existen las esencias de todos los animales mitológicos que podamos pensar, no hay duda al respecto, pero tales esencias carecen de realidad al carecer precisamente de existencia.

Así pues, el pensamiento realista adjudica mayor importancia a la existencia (o, dicho de otro modo, al Ser) que a las esencias (es decir, las Ideas). Para un filósofo realista las ideas son instrumentos útiles que nos acercan a la realidad y nos permiten conocerla adecuadamente pero no debemos nunca perder de vista el hecho de que las Ideas no dejan de ser meros instrumentos que nos acercan al Ser, a lo auténticamente real.

La modernidad idealista, y los pensamientos contemporáneos después de ella, ha olvidado esta distinción tan básica, y para ella las Ideas constituyen lo auténticamente real. Es decir, no hay separación ninguna entre la esencia y la existencia, pues todas las esencias existen de algún modo, aunque sea mentalmente. Kant llega a afirmar que no hay ninguna diferencia entre 1000€ pensados y 1000€ físicos, pues ambos se definen igual. No hay que olvidar que este tipo de planteamientos se aplicaron posteriormente a la política con resultados nefastos, pues cualquier idea se convierte súbitamente en posible y realizable por el mero hecho de ser una idea. 

En el fondo no debemos olvidar lo siguiente: no saber distinguir es no saber pensar. No matizar y simplificar es uno de los mayores fraudes intelectuales que cometemos contra la propia razón y, sobre todo, contra nosotros mismos.


Es bueno estar de vuelta.

¡Saludos filosóficos!



11 comentarios:

  1. Hola, te sigo desde hace poco, así que espero no meter la pata mucho con mi cuestión: dices que "No hay que olvidar que este tipo de planteamientos se aplicaron posteriormente a la política con resultados nefastos, ...". ¿Crees que sin la aplicación consciente de ese tipo de planteamientos se hubieran llevado a la práctica igualmente esas políticas? Es decir, el no ser consciente de no estar separando esencia y existencia, ¿imposibilita el intentar llevar a la práctica ideas por el mero hecho de que las ideas pueden ser realizables? Gracias y enhorabuena por el blog :) Ismael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ismael,

      Gracias por comentar y por tus amables palabras.

      Al sobreestimar el poder de nuestra razón y nuestras ideas, la política pronto se vuelve pasto de utopías e ideas perfeccionadoras de la especie humana. Al olvidar esta distinción entre una idea y su realización, perdemos también la noción de que una idea puede perfectamente ser irrealizable. El comunismo, por ejemplo, es una terrible idea irrealizable aplicada con denuedo e insistencia.
      Y da igual que les digas que la realidad tozuda impone que no es viable. Para ellos, el mero de hecho de ser una idea la convierte en real, todo lo demás no importa.

      Un saludo

      Eliminar
    2. El problema del comunismo no es la persecución de las ideas, puesto que sin ideas tampoco hay realidad, ¿como si no, podría Edison inventar lo que inventó.?, tampoco creo que Kant creyese que las ideas son realidades, sino que uno puede vivir la realidad de sus ideas como si dichas ideas fueran realidad. Algo estilo Don quijote. Y ese es el problema del comunismo. Su delirio. Igualmente, hay delirios en el capitalismo como sociedad ideal. Por ejemplo, el anarcocapitalismo, persigue un ideal de no coacción, cuando algunas realidades hacen de dicha idea un delirio. Por ejemplo, ¿Debemos coaccionar el sadismo.?. Obviamente si. No podemos permitir la tortura, aunque el torturador defenderá su interés de "ser libre para torturar".

      Eliminar
  2. La filosofía idealista es el germen de estos dislates políticos, no solo por la confusión de términos tan básicos para la comprensión de la realidad como esencia y existencia, sino y sobre todo, por considerar la realidad supeditable a la razón. Es decir, si el intelecto humano configura la realidad, el ser humano se equipara a un dios.
    No nos ha ido muy bien en el s Xx con estos presupuestos.
    Ay, Don Luis, qué lío montó Descartes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola me podrían colaborar con 5 ejemplos en donde se evidencia la esencia y la existencia de un ser...

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho la explicación y me ha servido de gran ayuda, gracias! :)

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha gustado mucho este blog porque no tiene existencia, y tampoco esencia, y todo lo que estoy diciendo son productos de mi imaginación.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por este articulo! Me ayudo a recordar un poco respecto de este tema que ya había estudiado hace tiempo. Un abrazo, muchas bendiciones.

    ResponderEliminar
  7. cual seria la esencia de la existencia de ya muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. me leí miles de paginas para entender esto y solo aquí lo vine a comprender, GRACIAS

    ResponderEliminar