lunes, 24 de septiembre de 2012

II) El problema del cambio: Heráclito y Parménides


¡Saludos compañeros!

Hoy retomamos el tema que dejamos a medias el otro día. Debéis saber que estoy escribiendo esta entrada desde un ordenador al que le falta la tecla "ele", y jamás me había percatado de la cantidad de veces que utilizamos la letrita dichosa. Puedo aseguraros que resulta bastante infernal hacerlo, pero todo sea por la causa.

En fin. Nos quedamos hablando del arjé y de los diferentes arjés que habían encontrado los primeros filósofos, esos pioneros que abrían camino a través de junglas tórridas y desiertos innombrables. Sin embargo, hasta cierto punto, sus respuestas son candorosamente infantiles e ingenuas. Que si el agua o el aire, etc. Nuestro interés filosófico empieza a crecer cuando accedemos a las dos mentes brillantes de la antigüedad: Heráclito y Parménides. ¡Vaya dos! A ver qué nos dicen.



Heráclito, aburrido del color de sus botas

Heráclito mantiene que el problema del cambio no es un problema. Al menos mientras aceptemos que la realidad es contradictoria, variable, cambiante. Las cosas pueden ser y no ser a la vez (pueden ser a la vez papel y ceniza) y el cambio simplemente consiste en el modo en el que las cosas son. Todo es dinámico, nada es permanente en la realidad. No hay ningún arjé sencillamente porque no hay nada que se libre del inclemente cambio, todo está sujeto a él. El cambio es lo único real, lo único que no es ilusorio, todo es y no es a la vez. Heráclito sostiene que nadie puede bañarse dos veces en el mismo río, pues la segunda vez que nos bañamos el agua ya no es la misma, ya no podemos llamar con el mismo nombre a un objeto que es, en rigor, diferente. Por eso la razón es ficticia, trata de atrapar la realidad con conceptos e ideas para intentar estabilizar, pero es un intento vano e ilusorio. Debemos aceptar el cambio tal y como es, y amoldar nuestra mente al hecho de que no seremos capaces de captar la realidad mientras sigamos atados a la razón y sus categorías petrificadas. No existe el ser, solamente el devenir.

Es una teoría interesante, pero justo al otro lado de Grecia un hombre barbudo daba su particular visión acerca del problema del cambio.



Parménides leyéndole el periódico al de al lado

Parménides sostiene, sin embargo, que el cambio es imposible, pues no es racional. No podemos pensar la contradicción (es decir, que las cosas son y no son a la vez) y si no podemos pensarlo entonces no puede ser real. Para Parménides la razón dicta lo que es real y lo que no, y si algo no puede ser pensado o concebido entonces no puede ser real. Solamente la razón da y quita la realidad a las cosas (un poco como la televisión hoy en día). ¿Cómo va a ser lo real algo contradictorio, algo absurdo? Si admitimos que todo es absurdo, entonces ¿para qué pensar? ¿Para qué tenemos la razón? Para nuestro amigo Parménides el cambio es una ilusión de los sentidos, un engaño. En realidad, debajo de esta apariencia y de este mundo engañador nada cambia jamás, todo es estable y fijo, sujeto a las reglas de la razón, siempre fiables, siempre exactas.
Un discípulo de Parménides, Zenón, trató de demostrar racionalmente la imposibilidad del movimiento, por medio de sus famosas paradojas. Aquí os dejo un enlace para que vayáis echándoles un vistazo y flipéis con el tiempo libre que tenían estas personas:

http://es.wikipedia.org/wiki/Paradojas_de_Zenon

Como habéis podido notar, ambas teorías se contradicen, pero las dos albergan poderosos argumentos tras ellas. El mundo griego quedó en estado de shock cuando se enteró de que estos dos grandes hombres se contradecían al tratar de resolver un problema y no supo cómo reaccionar al gran reto que dejaban tras de sí. ¿Quién sería el filósofo que resolviera esta polémica que no permitía avanzar?

Seguiremos próximamente... Os dejo con esta pedazo de versión en directo.



¡Saludos filosóficos!

39 comentarios:

  1. Maldita informática, no me funcionan los links de los vídeos... :(

    ResponderEliminar
  2. Heráclito is dead. O habrá cambiado de punto de vista. Parménides por el contrario, permanece firme en lo que cree. Ya sabéis amigos. Confiad en los tipos con barba. Ellos no os dirán que lo azul es rojo y viceversa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heráclito está más vivo que nunca, no hay más que ver la influencia sobre gente como Hegel y sobre los anuncios de Nike y Hugo Boss...

      Eliminar
    2. Marketing y Hegel... No se de que me fío menos. Además, la Conexión Hugo Boss-Hegel es de lo mas inquietante ;)

      Eliminar
    3. pues no te cuento ya la conexión nike-nietzsche...

      Eliminar
    4. ... Y llegamos a Kant. El pragmatismo metido hasta el tope en la sociedad.

      Eliminar
    5. Y eso que el pobre Kant pensaba que estaba solucionando ese problema...
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
    6. No ha muerto, creo que la idea del ser y no ser es malversada. Podemos ser hijos y no ser hijos (somos hijos de nuestros padres y no somos hijos de alguien más) entonces yo creo que podemos ser y no ser, es ahí en donde encontramos una buena parte de quienes somos, no de lo que deberíamos ser o lo que la sociedad espera que seamos. En teoría somos libres, pero en la praxis no es real este concepto. Si bien, irónicamente el cambio es lo único constante, nuestro cuerpo cambia con el tiempo, nuestras actitudes, nuestra manera de resolver conflictos o vivir experiencias. Cambiamos todo el tiempo, nuestro cabello nuestra piel, nuestros sentimientos, pero también hay otra cosa muy importante algo real puede ser algo contradictorio. la cuestión es el enfoque y muchas veces estamos sujetos a esta comprobación, pensemos en el asenso de nuestro compañero de trabajo que ingreso meses después y que no ha realizado con destacado desempeño sus funciones, entonces encontramos solo una situación "El asenso de una persona" puede ser bueno para esa persona, puede ser malo quizá para la empresa.

      Eliminar
  3. ¡Quiero más de este tema!
    ¿Nadie tiene una solución definitiva, por dios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lucía!

      La solución más importante de la historia de la humanidad nos espera a la vuelta de la esquina, paciencia... ;)

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Me falta un Filósofo!! Y Empédocles?? No está.

    Rebeca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca,

      ¡Tienes toda la razón! La verdad es que se me olvidó meterle y luego he ido retrasándolo hasta ahora. Te invito a hacer una reseña tú misma (si te atreves) y te lo publico en el blog.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  5. Muy interesante el blog, sencillo y claro, ¡Enhorabuena!
    No obstante, creo que si se añadiesen las fechas(aunque sea a grandes rasgos)de cada uno de los filósofos sobre los que versa cada post, ayudaría mucho a ubicarlos en la historia, y con ello, a entender mejor la filosofía de cada uno, dado su contexto histórico, etc.

    Saludos!
    Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén,

      Pues tienes toda la razón, voy a ponerme a fechar las cosas para que la gente sepa ubicarse temporalmente.
      ¡Gracias por comentar, por la sugerencia y por el elogio!

      Eliminar
  6. Buen tema y buen blog

    Para mi los dos filósofos resuelven el problema desde diferentes ángulos o diferentes posturas; o mas bien los dos tienen razón, y con las contemporáneas herramientas filosóficas, yo llego a la conclusión que ambas teorías se complementan; el budismo resuelve el problema por una vía parecida a la de Parméndies... y en Buda todo es cambio y todo es imperecedero.... ahí los dejo...
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el inmerecido elogio. Efectivamente, muchas posturas filosóficas dependen del cristal con el que se mire la realidad.

      Eliminar
  7. por lo tanto del cambio de los cristales..depende todo..finalmente es cambio, Heraclito tenia razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos un heraclíteo convencido, ¡muchas gracias por comentar random citizen!

      Eliminar
  8. ¿El no-ser de Heraclito es el mismo que el ser de Parménides?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isik,

      Es una pregunta compleja, podemos decir que ambos buscan lo mismo por caminos diferentes...

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. ¡Claro! El devenir de Heráclito y el no-ser de Parménides es la misma cosa, que a la vez es lo que Spinoza llamó "modos" de la sustancia. Por otra parte, el logos de Heráclito y el ser de Parménides son el sive Natura de Spinoza.

      Eliminar
  9. Heráclito y Parménides: Tesis... antitesis... sintesis... de eso se trata la dialéctica!! A Rebeca y a Luis Durán les digo: además de Empédocles... a mi me falta Anaxágoras!!!
    Saludos Cordiales.
    Un placer leerlos...
    Franco David Santacreu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Franco,

      Si te animas a hacer las entradas de Empédocles y Anaxágoras las incluiré encantado y te pondré en los créditos (¡obviamente!) :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  10. Tengo un cacao con estos dos personajillos...y es que sus obras no aclaran nada!!!
    Muy buena la página, me has aclarado muchas cosas

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Si puedo ayudarte en algo solamente házmelo saber. ;)

      Eliminar
  12. No esta nada mal, debió de costarle escribir esto sin la tecla "ele". Espero que el examen del lunes tenga esta pregunta....
    Un saludo
    Alfonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Costó bastante! ¡Pero todo sea por la filosofía!

      Gracias por comentar

      Eliminar
  13. Aristoteles lo resuelve?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que después de su respuesta la filosofía perdió interés por la pregunta y se centró en temas más humanísticos.
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  14. gracias amigos me sirvió demasiado

    ResponderEliminar