sábado, 9 de mayo de 2015

Discurso de graduación 2014

Hola compañeros,

Os cuelgo el discurso de graduación del año pasado a mis alumnos que ya abandonaban el colegio. ¡Espero que os resulte de interés!

¡Saludos filosóficos!




Buenas tardes, queridos compañeros del claustro, queridos compañeros de dirección, queridas familias y, sobre todo, queridísimos alumnos de 2º de bachillerato que hoy, por fin, os graduáis.

Cuando me di cuenta de que tenía que hablar hoy en la graduación y dar un breve (os lo prometo) discurso realmente no se me ocurría demasiado de lo que hablar. Supongo que la mayoría de la gente hablaría sobre consejos para la vida. Y de un modo acertado, porque hoy empezáis a vivir por fin. Sin embargo, no conseguía dar con la tecla adecuada para el discurso. Simplemente no se me ocurrían consejos válidos para vosotros. Al final todo se reducía a "no sequéis al gato en el microondas" o "no os hagáis toreros", pero supongo que vosotros, como audiencia, aspiráis a algo un poco más edificante. De hecho, vosotros, padres y alumnos, habéis acudido en repetidas ocasiones a pedirme asesoramiento y me habéis puesto en buenos aprietos. Vosotros, mis queridísimos ex-tutorandos, sabéis lo reacio que soy a dar consejos.

He pensado mucho en esta fobia mía y me he percatado del porqué de está incapacidad para dar consejos: todos los consejos están orientados al éxito, a evitar el fracaso, y yo no me considero una persona especialmente exitosa ni con un don especial para inspirar éxito en los corazones de los que me escuchan. Un discurso basado en el éxito y el camino hacía él sonaría falso de mis labios así que no podía hablar de esa manera. Con esto en la cabeza inmediatamente se me ocurrió que quizás lo que yo estaba destinado a decir hoy era una cosa totalmente diferente. Algo que quizás sea recibido con un poco de escepticismo, pero que espero que se entienda correctamente.

Así pues mi consejo sí que va a partir de mi experiencia (una limitada y totalmente parcial experiencia, pero mía al fin y al cabo). Puede que no resulte verdadero o válido para muchos de vosotros, pero por lo menos sí que será auténtico (qué orteguiano suena esto ¿verdad?). Ahí va: os aconsejo que fracaséis. Uhm, sí parece un poco paradójico y extraño un consejo de este tipo pero me gustaría que escucharais el razonamiento antes de juzgarme muy severamente.

Mi vida está mucho más perfilada por los fracasos que por los éxitos. Los éxitos no me han enseñado nunca nada, sino que más bien han sido el producto de un aprendizaje previo. Y ese aprendizaje ha estado jalonado de fracasos que me han permitido aprender cada vez más. Es más, me atrevo a afirmar que las vidas de todos los que estamos aquí presentes (adultos incluidos) están mucho más marcadas y definidas por los fracasos que por los éxitos. Un éxito no nos deja reflexionar, un éxito no nos hace aprender nada, un éxito no nos enseña nada de nosotros mismos. El éxito está sobrevalorado.

Pero el fracaso nos fuerza a la reflexión ("¿por qué no me ha salido bien esto?"), nos fuerza a la humildad, a reconocer que no es el mundo el que conspira contra nosotros sino que todo fracaso nace en primer lugar de nosotros mismos. El fracaso (y siento repetir tanto la palabra pero no creáis que encontré demasiados sinónimos en la RAE) es la manera que tiene el mundo de decirnos que no estamos haciendo las cosas bien, que no estamos en el lugar en el que debemos estar o que los fines que buscamos y los medios que utilizamos para lograrlos no son coherentes. En definitiva, es el único momento en el que el mundo nos habla, y sobre todo, es el único momento en el que nos paramos a escucharlo.

Si os educamos para el éxito lo que únicamente vamos a conseguir es privaros de una parte tan esencial del ser humano como respirar o comer. Todos fracasamos continuamente en muchísimas tareas y muchísimas intenciones. Esa es una de las cualidades más humanas y no reconocer que todos fracasaréis en algún momento es no reconocer lo que nos hace verdaderamente humanos.

El mismo Jesús toma esta cualidad tan profundamente humana y nos la muestra con lo que parece el fracaso irremediable: la muerte. Y convierte ese fracaso en un éxito del que hoy en día seguimos extrayendo lecciones. En realidad, su mensaje cobra humanidad y fuerza al revestirse de fracaso y convertirlo en un éxito.

Además, no debemos olvidar que los conceptos de éxito y fracaso son bastante relativos. Lo que hace un año nos pareció uno de los mayores dramas de nuestra existencia hoy lo contemplamos con humor o incluso es posible que con alivio (¡menos mal que ya no salgo con ese tío!). En el momento lloraste mucho pero qué bien estás ahora. Y viceversa: lo que en el momento nos pareció un éxito, más tarde lo lamentamos como una mala decisión. Así pues, no debemos adjudicar estos conceptos a la ligera, pues el tiempo tiene la mala costumbre de ser testarudo.

Como tutor me he enfrentado en muchas ocasiones en estos dos años al fracaso y la frustración. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que si bien no creo que mis fracasos sean más numerosos que mis aciertos, sí que pesan más en mi corazón y me rondan la cabeza más a menudo, pues como decía Séneca uno siempre se lleva la mano a la herida que más le duele. Me encantaría deciros que todo siempre tiene final feliz pero no es así, sin duda debido entre otras cosas a mi imperfección humana.

A nadie escondo que está ha sido la primera tutoría de mi vida. Como he dicho, he cometido muchos errores y he sufrido varios fracasos pero de todo se aprende, y no lo habría hecho si todo hubiera salido a la perfección. En un futuro muy lejano y muy hipotético en el que me toque otra tutoría quizás haga las cosas mejor pero quizás tampoco disfrute como lo he hecho con vosotros durante estos dos años. Quizás, en definitiva, se hagan ciertas las palabras del gran Exupéry: que al primer amor se le quiere más aunque a los siguientes se les quiera mejor.

Seguiremos.

7 comentarios:

  1. Carmen Fdez.Hontotia25 de mayo de 2015, 11:32

    (emoticono de aplausos)

    ResponderEliminar
  2. Son unas palabras de despedida de graduación perfectas, creo que es excelente encontrar discursos como estos en internet. Me gusta mucho este blog, creo que es un gran aporte para nosotros, espero más personas lo lean. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andrea, y ¡gracias también por comentar!

      Eliminar
    2. Muchas gracias Andrea, y ¡gracias también por comentar!

      Eliminar